domingo, 30 de mayo de 2010

A SANGRE Y FUEGO.

A sangre y fuego tatuadas
llevo en este corazón,
como espinas ensartadas,
vibrantes a la sazón,
cinco letras de tu nombre
esculpidas con tesón,
que alaban tu casta de hombre
y no digo cuales son.

Cinco letras engarzadas
en el oro de mi amor,
como lianas enlazadas
con absoluto primor,
cinco letras que me llevan
directas al paraíso,
me levantan y me elevan
hasta izarme sobre el piso.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Olimpe”, 2008, Kiéra Malone.

Safe Creative #1005306454617

sábado, 29 de mayo de 2010

DESAMOR.


En el grandioso templo griego,
de mármoles pulimentados,
que anida en tu hercúleo pecho,
yace inerte el corazón ciego,
con mil crespones enlutados
henchidos de feroz despecho.

Mayte Dalianegra.

Dibujo: “Desnudo de hombre”, 2003, Elia Verano.

Safe Creative #1005296449457

TUS OJOS Y MIS MANOS.

Esos ojos que tú tienes, dos antracitas
que son; estas mis blancas manos, palomitas
han de ser, y acariciarte con ellas, todo
un placer; que nuestra vida ha de ser un codo
a codo perpetuo, una andanza decidida,
un arduo peregrinaje en pos de perdida
felicidad, en busca de dicha y ventura,
del amor leal y de la verdad más pura.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Ask me no more”, (No me preguntes más), 1906, Sir Lawrence Alma -Tadema.
Safe Creative #1005286444240

lunes, 24 de mayo de 2010

AMOR BIZARRO.

Como el altivo ciprés de Silos
se yergue mi eterno amor por ti,
suave y sedoso cual saetí
tramado con apretados hilos.

Delirio que crece con ardor,
pasión que devora los sentidos
cuando nos hallamos desvestidos,
sin evidenciar ningún pudor.

Bizarro e insolente es este amor,
dotado de tal magnificencia,
rendido a la cesión de tu esencia,
posesión que exhibo sin temor.

Recelosa estoy de las tinieblas,
nostálgica gárgola en tu ausencia,
donándome el sol de tu presencia,
alejas de mí las frías nieblas.

Mayte Dalianegra.



Pintura: “Draped back”, (Espalda cubierta), 2005, Mara Light.
Safe Creative #1005236375976

viernes, 21 de mayo de 2010

SIRENA SILENTE.

Soy de ése tu mar meridional, sirena silente,
muda mi boca para acallar el rumor de Ponto,
las cuerdas de mi garganta son guitarra indolente,
tan sólo dejo partir algunas notas de pronto.

Fuste soy de una columna de regio capitel
en cuya basa sestea la cariátide exhausta,
tenaz mujer que descolla de tan pétreo plantel
por su vehemente ardor, como la alada Pirausta.

Soy roca donde asentar tan turbulenta pasión,
manantial de fresca agua que aplaque tu sed amor,
recio báculo que ampare el flujo del corazón,
cuando la hirviente sangre se derrame en su clamor.

Mayte Dalianegra.


Pintura: "Mermaid", (Sirena), 1900, John William Waterhouse.
Safe Creative #1005216355981

domingo, 16 de mayo de 2010

BAJO LAS OLAS.

Tu piel de áureo bronce y salitre perfumado
rezuma el cabalgar de las olas de poniente,
hijo de mil mares, de Océano, de Neptuno,
nacido del ónfalo de una diosa serpiente,
la seda de tu faz, de tacto aterciopelado,
rememora una estirpe de linaje moruno.

Hoy vengo a adorarte como Nereida sumisa,
a entregarte mi cuerpo cual cáliz de pasión,
a enredarme en el tuyo con cola de tritón,
de estas aguas profundas a sentirme su reina,
fulgentes esmeraldas mecidas por la brisa,
aquéllas que, con insolencia, Céfiro peina.

Mayte Dalianegra.


Pintura: “La vague”, (La ola), Guillaume Seignac, (1870 - 1924). Colección privada.
Safe Creative #1005146296927

viernes, 14 de mayo de 2010

PASIÓN.

A sorbos tu piel me bebo
y en tus caricias me encuentro,
libo tu cálida esencia,
néctar de candente lava,
esperando tu aquiescencia
antes de ser derramada.

Río ignoto que discurre
por senda sombría y vaga,
atravesando el parterre
que mis dos muslos separa,
fluyen tus aguas serenas
por entre mis azucenas.

La pasión que has encendido,
difícilmente se apaga,
pues los dardos de Cupido
se me han clavado cual daga
certera y bien afilada,
imposible de arrancarla.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "En los nenúfares", Soledad Fernández.
Safe Creative #1005026176349

jueves, 13 de mayo de 2010

EN TU LECHO.

Tendida sobre el lecho,
los rojos labios trémulos,
el yermo pulso errante;
te veo en el espejo
y vacilo un instante
al ver tus prietos muslos.

Avanzas hacia mí
con precisión certera,
única del halcón;
te detienes ahí,
delante del balcón,
contemplándome entera.

Admiro tu hermosura
henchida de armonía
de soberbia criatura;
desnuda anatomía
dotada de apostura,
que exhibe tu figura.

Me abandono al deseo
y codicio tu boca,
tus músculos tan férreos;
efigie de Perseo,
carne de semidiós,
en completo apogeo.

Me tomas con ardor,
empleas tu vigor
en llenarme de sueños;
respondo con mi fuego,
el ímpetu abrasador
que me devora dentro.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "L'Abandon" (El abandono), Gillaume Seignac (1870 - 1924), colección privada.
Safe Creative #1004236092982

miércoles, 12 de mayo de 2010

A TI, POETA...

Poeta de lo etéreo y mundano,
de lo espiritual y de lo pagano,
poeta de luces resplandecientes,
poeta de palabras elocuentes.

A ti, calurosamente te aclamo,
y en pos de tu rica pluma reclamo
de Dante los laureles en tu testa,
aquéllos que nimbaran la del césar.

Poeta que con tu verso liviano
revives el pasado turdetano,
herencia de tu pueblo y de tu casta,
legatario de un mundo iconoclasta.

A ti,  que del amor haces un sueño,
tomándome y volviéndote mi dueño,
dedicándome tu anhelo en una oda,
cautiva ya del arte de tu trova.

Poeta que resurges en el tiempo,
que mides las palabras con esmero
cuidando las cadencias con finura,
plasmando en ellas toda tu ternura.

A ti, mi corazón abierto entrego,
en espera del abrasador fuego
que fluye de tu boca y de tu cálamo
y son para mí, lenitivo bálsamo.

Mayte Dalianegra.


Pintura: “Lord Byron in albanian dress”, (Lord Byron en traje albano), 1813, Thomas Phillips.
Safe Creative #1005126272279

martes, 11 de mayo de 2010

MUÑECA DE TRAPO.

Ella le amaba más que a su vida,
más que a todas las estrellas juntas,
más que a cien mil deslumbrantes lunas;
su amor no fue una causa perdida.

Ella le quería con dulzura,
su manso corazón suspiraba
con la más infinita ternura,
por aquel hombre al que idolatraba.

Pero los hados del cruel destino
se condujeron con desatino
y un aciago, funesto, amanecer,
blanco de falacias llegó a ser.

Se sentía  muñeca de trapo
por engañada y manipulada,
hasta los límites defraudada,
convertida en inútil guiñapo.

Mas la verdad, perla reluciente,
se impuso sobre la atroz mentira
y el astro rey, con luz refulgente,
iluminó de nuevo su vida.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “La Verdad, el Tiempo y la Historia”, (1797 – 1800), Francisco de Goya y Lucientes. Museo Nacional de Estocolmo. Suecia.

Safe Creative #1005066215930

TU BOCA.

Racimo maduro,
rojo, de tu boca,
anhelo tan duro,
que a mí me provoca
un afán oscuro.

Manantial que brota
de salitre y roca,
timbal que resuena,
asciende una nota,
se alza cual condena
y me vuelve loca.

Dulce comisura,
suave curvatura
la de esa tu boca.
Húmeda cavidad,
sosiega mi ansiedad,
que ya no es poca.

Profunda cisterna,
sucinta caverna,
tu breve abertura,
plena ya de albura
y dulzura eterna.

Mi fe religiosa,
mi tótem, mi icono,
a ti me abandono;
por besar tu boca
me siento una diosa.

Vibro ya mimosa
y en el verso o en prosa,
con total esmero,
dedico ya entero
mi tiempo a tu boca.

Llegará aquella época,
ciclo venidero,
que tenerla pueda,
siempre que la quiera,
siendo mi deseo.

Bello galanteo
de tus labios quiero,
grato y lisonjero,
sellando tu beso
todo mi embeleso.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Romeo and Juliet”, (Romeo y Julieta), 1884, Frank Dicksee.


Safe Creative #1004236093026