domingo, 26 de agosto de 2012

ÉXODO

A la génesis  mexica

Aztlán,
la isla
—un anillo lacustre la abraza—,
es un blanco embrión palpitante,
epicentro de útero acuático,
una garza de albura vibrando
en el eco amniótico de la luna,
un paraíso bucólico donde no clama
el ritual del sacrificio.

Ténoch
guía pies con cascabeles de ayoyote,
caminan sin descanso,
caminan sin volverse.

Su Arcadia perdura
en la memoria de la serpiente,
en la memoria del jaguar.

Lejos,
en el horizonte infinito,
espera el águila sobre el nopal.

Mayte Dalianegra

Pintura: detalle del mural “La gran Tenochtitlán” (1945), Diego Rivera. Palacio Nacional, Ciudad de México
Safe Creative #1208262175101

viernes, 17 de agosto de 2012

INTERPELACIONES SOBRE LA DAMA CON PERRITO DEL PONTORMO O QUIZÁS DEL BRONZINO


¿Qué fue de aquella dama ungida de prebendas,
del rojo terciopelo que en bucles abrigaba 
el mármol de su abrazo? ¿Qué fue de su mirada,
perdida en la agonía de un tiempo que se escapa,
de un mundo que ya expira? ¿Y del lustre escarlata
que arrebolaba labios y encendía mejillas?

¿Qué fue de su bondad, del gesto mayestático
apresado en la urdimbre y en la trama del lino,
cautivo en los estratos de óleo y aguarrás?

¿Qué fue de su perrito, mascota diminuta
descansando en regazo de mimo, de ternura?
¿Qué fue de aquel pelaje de suave, dócil rizo?

El arte nos devuelve la imagen de una época
que nunca conocimos; trae la fina pátina
del color que persiste anclado a su estertor.
No ven nuestras pupilas el brillo de otros ojos,
no ven su alma serena, si acaso su apariencia
viviendo en la mirada de aquél que fue un espejo.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: “Retrato de dama de rojo con perrito” (1532 -33) Jacopo Carrucci (Pontormo) o tal vez de su discípulo Bronzino. Städelsches Kunstinstitut, Frankfurt

Safe Creative #1208172134397

miércoles, 15 de agosto de 2012

EL VIOLÍN DE LA TARDE

Recuérdame
cuando blancas, negras y corcheas
expiren
bajo el arco de un violín
que gima con cada nota.

Hazlo también
cuando tus dedos se hundan
en el diáfano fluir
de un manantial
dispuesto a calmar la sed
de una tierra agostada
por falta de compasión,
cuando tus yemas dibujen ondas
quebrando el fresco espejo del agua,
y cuando tus ojos
se queden prendidos
en el terciopelo púrpura
de unos pétalos
que tremolen al viento
como banderas del país del verano,
como promesas de labios
que esperen reconfortarte con sus besos.

Recuérdame en la calma de la tarde,
con la brisa templándote las sienes,
y enjúgate las lágrimas,
ahógalas en la vergüenza
del desamparo,
o bébelas a sorbos pequeños,
muy pequeños,
menudos,
como mis pasos alejándose.

Mayte Dalianegra

Fotografía: "Le violon d'Ingres" ("El violín de Ingres"), 1924, Man Ray
Safe Creative #1208152123816

jueves, 9 de agosto de 2012

SÉ DEL DOLOR

Sé del dolor,
sé de la pérdida.
Un día
—un día ceniciento,
tiznado de hollines—,
el afilado aguijón del dardo
alcanzó mi corazón.
Hoy es otro corazón
el que acusa los desgarros,
el que se emponzoña
con el veneno del venablo.
Es otra garganta
la que grita su dolor.
En la mía ya no reverbera el eco,
muda, inmóvil,
impasible.
Así está, así estoy.

Mayte Dalianegra

Pintura de Dylan Lisle

Safe Creative #1208092096591

sábado, 4 de agosto de 2012

LA PRIMERA PIEDRA


Soy como la primera piedra
formada con la sal
que rezumaba un corazón herido.

Fue un grano
de arena que después acrecentó
su morfología confinada entre aristas.
Fue roca menuda y luego montaña,

y eso soy,
no ya promontorio o colina,
no ya cerro,
montaña soy.

Aquí me elevo y, desde mi cumbre
nimbada por los vientos,
ya sólo diviso el sol.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Valle del molino, Amalfi" (1871), William Stanley Haseltine

Safe Creative #1208042067435