jueves, 27 de febrero de 2014

LAS VENTANAS


Cuando el cielo sonríe
y nos regala
sus ángeles,
las ventanas se nos abren en el pecho
con la delicadeza de no clavarnos
sus goznes;
su apertura es vaporoso aleteo de mariposa.

Sus diáfanas hojas son ícaros
levantando el vuelo
hasta capturar el oro del sol
y disfrazarse de espejos.

Así salimos
al encuentro de lo dérmico:
con la timidez de la sorpresa
soldada a las manillas.

Las ventanas,
entonces, se convierten en ojos.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: “Doña Ana”, Alberto Donaire
Safe Creative #1202281214599

miércoles, 26 de febrero de 2014

LA VIDA ES BELLA

A quienes nos esbozan la sonrisa
cuando deberíamos llorar
Sí, señor Benigni,
la vida es bella,
lo es cuando se tiene
algo para jugar a los naipes
con el ácido clorhídrico
—algo más que esperanzas
y sueños—,
alguna miga de pan
que se hayan dejado
por ahí —olvidada— los Hansel y Gretel
que gobiernan el mundo.

Lo es cuando las leyes
respetan a quienes dominan,
cuando no sirven en bandejade plata
la cabeza del bautista de turno.

Y no lo es cuando el corsé,
intentando marcar cintura de avispa,
se deja ceñir tanto,
que permite que la avispa
se enseñoree de la ponzoña de su aguijón

Sí, señor Benigni,
la vida es bella,
aun cuando muchos pagasen
con las suyas para que otros
pudieran vivir de una forma
algo más decente,
aun cuando nadie
les gratificase semejantes
sacrificios,
aun cuando éstos cayeran
en la ignominia de la amnesia colectiva.

Sí, señor Benigni,
la vida fue bella para los mártires
de una u otra causa,
que creyeron que inmolarse
expiaría los pecados de una especie
que basa su poder
en la muerte de los diferentes,
y que no tolera ni a los semejantes.

Sí, señor Benigni,
la vida es bella
—¡bellísima!—
para los esclavizados, para los sometidos,
los tiranizados, los cautivos, los que sirven
de bocado a los que viven sobrealimentados…

A pesar de todo,
muy a pesar de todo,
mi muy querido señor Benigni
(querido de corazón), gracias,
¡gracias!
gracias por insuflarnos
la bocanada de aire
que acompaña a una sonrisa,

y hacernos olvidar que hoy,
como un día hiciera Roma,

Arcadia arde.

Mayte Dalianegra

Pintura: “En Arcadia”, Friedrich August von Kaulbach  (1850-1920)
Safe Creative #1202281214599

martes, 25 de febrero de 2014

GEOGRAFÍA


Mis ojos son idólatras de ese piélago verde y distante,
de esa vastedad oceánica de tus pupilas,
y mi piel es suave velamen del bajel
que me conduce a ti,
zozobrando y encallando
en la playa de tu pecho.

Acudo rauda
a la llamada de tu sangre,
al grito de tus humores de macho,
a ese magma que la lascivia enciende,
y ahí viajan mis labios,
caracolas dulces
embriagadas de espuma,
arrullándote al vaivén de tus olas.

Acude también la punta de tu lengua
 —ese cabo térreo—
a franquear el salitre de mi mar,
y es remolino,
voluta jónica,
hélice impía girando en espirales
que te abisman al misterio de mi sima
profunda y húmeda.

(Mayte Dalianegra)

Pintura de Shahrzad Hazrati
Safe Creative #1202281214599

lunes, 24 de febrero de 2014

SÍRVEME

Sírveme en cáliz lúbrico
la dulzura untuosa
que fluye de tu núcleo, furioso
hontanar de lava
candente,
locura proscrita de simiente ígnea
reclamando el arrebato de la hoguera,
y reventando en aguaceros.

Que no vean mis ojos germinar la aurora,
que no me percate del clarear del cielo,
prefiero morirme en la noche oscura
y perderme entonces
en las arboledas 
de tus manos ciegas, de tu torso húmedo.

Y quemar las naves, que no han de surcar
ya nunca más mares
que ése que circunda al cabo
que emerge en tu hemisferio austral.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Desnudo con un samovar”, 2001, Hans Laagland
Safe Creative #1107119659149

domingo, 23 de febrero de 2014

HAIKU (Aguas fluviales)


Aguas fluviales
retenidas en calma.
El tiempo sobra.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Campanas de la tarde” (1892), Isaak Levitan

Safe Creative #1202281214599

jueves, 20 de febrero de 2014

NO DEJES


La mañana olía a hierba fresca
y a nubes argentadas;
la tarde, a la inquietud juvenil
de la primera vez.

Pasó el tiempo.

Pasó más tiempo aún.
A menudo estamparon sus huellas
los pasos sigilosos del silencio,
otras veces lo hicieron las palabras
frente a frente.

Llegó el presente como todo llega,
como el pasado llega a futuro
transitando por esa calzada de rodadas sin retorno,
donde los tiempos
son lo que su nombre indica
sólo porque les ponemos nombre.

Y hoy,
hoy no dejes que me olvide
de tus mares,
de los puertos que tus vientos horadaron
en el oro pálido de mis mieses,
en el trigo que se arquea inmolándose
sin tregua.

No dejes,
no permitas,
no visites capillas ardientes ni asistas a funerales,
que no hay óbito que lamentar,
que no hay pérdida,
sino encuentro.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Beso", Tomasz Rut

Copyrighted.com Registered & Protected 
OHAZ-KH69-NG9D-IS0W

miércoles, 19 de febrero de 2014

EL EGO

El ego es un obelisco
monolítico elevando
la plegaria del yo
hasta aguijonear los cuerpos celestes,
un zigurat
en cuyo culmen
arden las preces por el ser
amado: aquél cuya imagen
nos devuelve el espejo.

El ego se nutre de halagos,
engorda cual pompa de jabón
dispuesta a dejarse arrastrar
por el viento de la lisonja,
y puede explosionar de tanto y tanto exceso,
así como estalla
el sapo hinchado de humo.

El ego nos invade,
se adueña de nosotros,
nos provoca cloqueo de gallina ahuecada.

El ego nos controla,
nos lleva de la mano,
asidos a sus dedos somos las marionetas
de nuestro propio afecto.

Qué cosa es el ego, y cuánto nos atañe…
Nos jactamos de tanto… son tantas
vanaglorias las que al cabo del día
cargamos en los lomos
de cuantos nos abordan…

Mas la verdadera magnificencia,
no la hallamos en el abanico soberbio
que luce el pavo real con cromático
destello, sino en la transparencia límpida,
despoblada de vanidades,
de la humildad.

Mayte Dalianegra

Pintura: "Los dos pavos reales", Jean-Jorges Vuiberre

Safe Creative #1202281214599

domingo, 16 de febrero de 2014

SÍNDROME DE ESTOCOLMO

Luchabas contra ellos,
o eso creías.

Creías también vencerles
con la supremacía de tus neuronas
deshabitadas de toda compunción.

Qué irónico destino,
bastaron dos palabras
—o quizá tres—
brotando de unos labios
desbordados de un ego superlativo
y pernicioso,
y yacías sojuzgado,
amarrado a tus captores
con sogas de saliva.

Qué irónico destino,
te anillaron el alma en eslabón continuo.

Qué irónico destino,
ya nunca serás salmón remontando
tu río.

Mayte Dalianegra

Pintura de Aydin Aghdashlou
Safe Creative #1202281214599

sábado, 15 de febrero de 2014

EL MUNDO NO ES VUESTRO

El mundo
 —esa esfera
que gira con inercia desmedida—
no es una más de vuestras
pertenencias. El mundo
es de las espaldas dobladas
que se yerguen rectas,
de las rectas conductas,
de la sapiencia recta.
De aquéllos
que —si no hay otro modo—
quiebran sus huesos con vítreo
rechinar de dientes,
y hienden las propias carnes,
haciendo del acero,
uno más de sus órganos.

¿Creéis que el mundo
—ahora como antes—
es vuestro? La eternidad
no aprobará por más tiempo tan prolongado
saqueo.
Los otrora
vencidos reclamarán
el resarcimiento de los siglos,
y uno a uno
—implacables—
se cobrarán tan impagable adeudo.

La sonrisa será en el futuro
una transferencia,
y los famélicos —también
sus afiladas sombras—
al fin degustarán las mieles
tras el severo ayuno impuesto.

Ignoro cómo podéis conciliar
el sueño con tan brutales
remordimientos; sin duda
el oro expoliado con ayuda de inicuos hados,
os instiga a libar las aguas del Leteo.
Vuestro secular pillaje es tinta bermeja
cebando el cálamo de la Historia.

Al albor de la noche oscura,
los ídolos que imaginasteis,
caerán con las bocas apretadas
de cuestiones sin sentencia,
mudos y sordos,
sordos y mudos
—así como fueron paridos,
a imagen y semejanza vuestra.

Ellos serán las hojas caducas
arrancadas por la violencia
de un viento nuevo, de ese ornato florido
y artificioso de las aras
donde habéis sacrificado a vuestro pueblo.

Mayte Dalianegra

Pintura de Agim Sulaj (Albania 1960)
Safe Creative #1207201998771

viernes, 14 de febrero de 2014

AMAR


Amar
es aprender la doctrina de los pasos del otro,
acompasarse al arpegio de su pisada,
que la brújula indique
el norte de sus labios
y girar, haciendo trompos,
en torno a ese septentrión.

Es un aprendizaje continuo,
un hilar entregas y permutas
en trueque de risas y de llantos,
es tender la mano cuando la negrura
se cierna sobre el horizonte boscoso,
es mudar las escamas
para que el concepto del otro
prevalezca en virtud de la equidad.

Amar
es aquilatar al otro,
obviar sus vacíos,
y con los párpados cerrados
ver su perfil rielado en nuestros ojos;
es pensar en él hasta ascender
sobre la esfera celeste,
es el afán de esa codicia
que nos empuja
a no cejar en el empeño de perpetuar
una alianza con los sueños.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: “Hesperus, the Evening Star” or “Sacred to lovers” (“Hesperus, la Estrella de la Tarde” o “Los amantes sagrados”), 1857, Joseph Noel Paton

Safe Creative #1202281214599

martes, 11 de febrero de 2014

ADVERSIDAD

No sé si gratificar
con sonrisas y parabienes
las lanzas rotas,
porque alguna,
de serlo,
más que óbolo altruista,
semeja ser talión en justa por bagatela
desgajada de mi memoria.

No sé si agradecer
o condenar,
si debo escuchar voces sin nombre,
yo, que sólo tenía oídos
para mi propia voz interna,
para mis sentimientos,
para mis alegrías y mis duelos;
yo, que me bastaba conmigo misma y sola,
con discernir mis propias certidumbres,
mi propio aliento…
yo, que era obediente
sólo al dictado de mis principios,
que no aceptaba imposiciones
ni injerencias
de pensamiento, palabra u obra.

No sé si retribuir o reprobar,
ignoro la naturaleza
de lo velado,
prefiero continuar estableciendo
mi amparo al abrigo
de lo foráneo,
dirigiendo firme mis pasos,
sin que el temor me anide en las huellas.

La adversidad es la estación
en la que mi especie
florece.

Mayte Dalianegra

Pintura: "La joven de las dalias", Vladimir Dimitrov
Safe Creative #1202281214599

lunes, 10 de febrero de 2014

POETA.


De ti hablan los siglos, poeta,
y los vientos traen la voz de tus rimas,
el murmullo austero de letras que caen,
del gotear de tinta, del escandir
 las sílabas, de ese silabeo
que mueve los labios
y contornea el cielo del paladar
vetando el aire,
dilatando la memoria,
impidiendo al corazón latir hasta
que los versos fluyan como
torrentes,
¡a raudales!
desgarrando la tierra y las raíces
de los árboles que a ella se aferran,
rasgando las nubes,
originando tormentas y huracanes o,
simplemente acariciando,
con las manos suaves,
la brisa de un oído presto a escuchar,
de unos ojos dispuestos
a la lectura, de una boca
que articula, pausada
o apremiada, la indefinible
música que tu inspiración alumbra.

Mayte Dalianegra

       Pintura: “Erato muse of poetry" ("Erato musa de la poesía"), 1870, Edward John Pointer

Safe Creative #1103268815849

jueves, 6 de febrero de 2014

SOY TU CASA


De cimientos a techumbre
soy tu casa,
solar donde los espejos abren postigos
de luna.

De techumbre a cimientos
me habitas.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Casa en Rueil" (1882),  Édouard Manet
Safe Creative #1202281214599

miércoles, 5 de febrero de 2014

EXILIO

Antes de sufrir la diáspora
de tus brazos,
sufrí el azufre.

Para quedarme:
una sola de tus palabras
habría alcanzado.

Mayte Dalianegra

Pintura de Daniel Ludwig
Safe Creative #1202281214599

martes, 4 de febrero de 2014

NADIE

Rebasado el meridiano,
conozco ya la esquina
por donde nace el sol
y la esquina por donde su luz
se extingue.

El orto de una estrella
no me resulta ya un suceso indiferente.

Aún quedan muchas letras
en el fondo taciturno de un tintero,
aún quedan,
y espero que algunas hojas
todavía por arrancar del calendario.

Tal vez también me aguarde,
de vez en cuando, una sorpresa,
el hallazgo fortuito
que me resuelva
un, hasta entonces, irresoluto misterio,
o la caricia de un viento
imantado de intenciones nuevas.

Y de esa abigarrada maraña
de neuronas,
dispuestas en meticuloso desorden
dentro de mi cabeza,
continúan emanando ideas nítidas,
lo blanco, blanco, lo negro, negro,
y entre ello, la plata del gris.

Nadie va a decirme
cómo tengo que hacer esto o aquello,
qué tengo que pensar o que decir
sobre esto o aquello.

Nadie,
pues conozco ya la esquina
por donde nace el sol,
y la esquina
por donde el sol se extingue.

Mayte Dalianegra

Pintura: "Mirando al fondo del Valle de Yosemite" (1865), Albert Bierstadt
Safe Creative #1202281214599

sábado, 1 de febrero de 2014

LOS ÁNGELES EXISTEN

Los ángeles existen
—y aunque no lo creas,
aun cuando lo que digo suene
a arrogancia ampulosa y vana—, soy
uno de ellos,
uno de esos como los que Abott Thayer
y Rilke abocetasen con pincelada y palabra,

y estoy aquí, mientras la luna
deshoja sus párpados,
para salvaguardarte del miedo a vivir.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Un ángel", Abott Thayer
Safe Creative #1202281214599