lunes, 29 de diciembre de 2014

CAVAN

Cavan
y cavan en la tierra fresca,
en la arcilla moldeable
—apta como campo de labor—,
también en la reseca
del erial nunca cultivado,
de la estepa inhóspita,
buscando en ella
el atisbo del germen.

Como cuervos, persiguen
—de forma infatigable— su sustento.

Cavan
y cavan, remueven, perforan,
son oportunistas
que nunca desperdician nada,
en aras de camuflar su patética
mediocridad, de subirse
a un pedestal que no merecen,
de coronarse con laureles de oropel
y colgarse medallas de cartón,
para que los ciegos no sepan
que quienes reinan
son tuertos.

Cavan
y socavan los cimientos de cuanto
se levanta sobre el suelo,
pues entre los escombros de otros,
esperan que sus pequeños montículos
de tierra
semejen torreones.

Cavan
y excavan galerías como lombrices
que tuviesen por única finalidad excretar estiércol;
mas su maldad no es aparente,
a priori simulan ser buenos vecinos,
hasta que —invariablemente— quebrantan
toda conducta de buena vecindad.

Cavan y cavan,
excavan, socavan, horadan, remueven
sus fosas
hasta que la noche sangra
luz negra.

Mayte Dalianegra

Pintura: "El enterrador errante" (1997), Juan Vallejo


Safe Creative #1202281214599

Música: "Stop", Black Rebel Motorcycle Club

miércoles, 24 de diciembre de 2014

EN UNA NOCHE COMO ÉSTA

Da igual quién
haya nacido
en una noche como ésta,
porque en noches como ésta
eclosionaron desde la humilde violeta
al orgulloso narciso.

No importa su naturaleza,
ni importa tampoco
si en verdad fue eso o aquello,
si en verdad existió,
o si fue mito engendrado
de leyenda;
si nació tal día,
o si fue cualquier otro,
si nació en tal o cual paraje,
o si su progenie fue esa o aquella.

Da igual quién fuese,
o cómo fuese,
lo que importa
—lo que de verdad importa—
es que en una noche como ésta
—aunque sólo sea un breve intervalo—
se olvidan rencores
y mezquindades cotidianas,
nos reunimos en torno al hogar,
y entonces recuperamos el fuego.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Alleluia” (1896), Thomas Cooper Gotch

Safe Creative #1202281214599

Música: "Aleluya" (El Mesías), George Frideric Händel

domingo, 7 de diciembre de 2014

HERMANA, HERMANO

Hermana, hermano,
mirándoos me veo.

Como vosotros,
soy de sal y de agua,
de espuma que, sembrada
en cúspide de ola,
germina sobre arena de la playa.

Como vosotros,
soy de viento y de fuego,
de brisa cálida
soplando, desplazando los estratos
nubosos, despejando
el cielo de poniente
para iluminar ojos
con ocasos de oro y vino tinto.

También como vosotros,
soy de luz y de luna,
de vidrios de ventana
—abiertos en la noche—
salvando soledades de su mísero
caparazón.

Hermana, hermano,
mirándoos me veo.

Del mismo modo
—como vosotros—,
soy de miel y de sangre,
vuestra risa es mi risa,
también son vuestras lágrimas,
lágrimas mías,
y vuestra piel espejo
que refleja mi piel.

Hermana, hermano,
mirándoos me veo,
vuestro color y el mío,
vuestra raza, la mía,
de una misma bandera son esquinas.

Mayte Dalianegra

Pintura de Laurie Cooper

Safe Creative #1202281214599

Música: "Himno de la alegría", 9ª sinfonía de Ludwing van Beethoven. Orquesta Sinfónica Hispalense y coros de la Universidad de Sevilla y de la Universidad de Leipzig