jueves, 23 de julio de 2020

QUIÉN ME IBA A DECIR...


Quién me iba a decir
que acabarías siendo
como esos volcanes
que duermen serenos
y parecen montañas,
con soles y lunas,
con lunas y soles
velando sus sueños,
y gentes naciendo y viviendo,
viviendo y naciendo
a los pies de sus faldas.

Como esos volcanes
Que un día se desperezan
y nadie sospecha,
que bostezan fumarolas
y nadie presagia,
y sepultan Pompeyas
bajo cenizas y lava.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: “Últimos días de Pompeya” (1830-1833), Karl Briulov. Museo Estatal Ruso de San Petersburgo


Copyrighted.com Registered & Protected

miércoles, 8 de abril de 2020

ILUSIÓN Y ESPERANZA


No todas las palabras
suenan del mismo modo,
algunas, como playa, ola, verano,
arena, palmeral, vergel, oasis,
son refrescante jugo de papaya
y tienen la dulzura de los dátiles.

Las hay con suavidad de terciopelo,
de ojos tiernos de niño descubriendo
entre las bagatelas maravillas.

Otras son redentoras como rosas,
clavando las espinas de sus tallos
para besar después la carne herida
con sus labios de pétalos fragantes.

Sin embargo, no todas las palabras
mantienen su brillante pulimento,
algunas se enmohecen con el tiempo
y padecen herrumbres permanentes;

si bien hay excepciones que florecen
y son lirios bebiendo la belleza
debajo de las costras oxidadas.

Ilusión y esperanza
son dos de esas palabras.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: “La caja de Pandora”, John William Waterhouse

Safe Creative #1202281214599

sábado, 7 de marzo de 2020

TUS OJOS

A Rafael

Tus ojos
son el mar callado
al que han venido los míos
a fondear,
luz y sombra,
arena de oro
y océano abisal.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Starlette", Richard Burlet

Copyrighted.com Registered & Protected

sábado, 9 de noviembre de 2019

LIBÉRATE


Libérate de tus cadenas
y del hierro candente
que provocó tu ceguera,
y cuando un viento helado
se filtre por tus rendijas,
hiriéndote los bordes
con su filo puntiagudo,
abre puertas
y ventanas. Las puertas
para que salga. Las ventanas
para que entre
el calor del mediodía;
que en estos casos
la pérdida es el mayor beneficio.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "La esclava" (1929), Julio Romero de Torres

Copyrighted.com Registered & Protected

domingo, 1 de septiembre de 2019

INERCIA


La ducha se prolonga
como la sobremesa.

El sol arría su vela a medianoche
y la medianoche besa la boca
de la madrugada.

No consigo apearme del tranvía
sin que me arrastre el empuje de la inercia.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Autorretrato en el baño" (1909), Zinaída Serebryakova

Copyrighted.com Registered & Protected

martes, 25 de junio de 2019

A VECES LES PREGUNTO


A veces les pregunto a los poetas
por qué no cantan alegrías,
por qué siempre el corazón dolido,
el alma solitaria y afligida.

Por qué no abrir las ventanas
y que las penas se vayan como las hebras del humo,
y que entre la calima del día
con la rumorosa salmodia de los grillos,
con los melosos aromas de los jazmines
y las risas completas de los niños.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Las ciruelas" (1896), William Adolphe Bouguereau

Copyrighted.com Registered & Protected

sábado, 15 de junio de 2019

ME CANSAN



Me cansan
los que esparcen
semillas de cicuta
fingiendo sembrar trigo,
y aquellos que con sus humildes barros
moldean cántaros grandes,
ánforas para embalsar sus egos.

Me aburren
los déspotas
que cosechan lisonjas
con frases lapidarias,
y aquellos que se desgastan las manos
aplaudiendo sus farsas,
abasteciendo sus orgullos.

Me empalagan
los mediocres
con la soberbia
enquistada en sus ombligos,
y aquellos narcisistas que aparentan ser
lo que no son y nunca serán.

Todos esos que nombro,
todos esos que se erigen
—arrogantes—
sobre las atalayas,
y aquellos que los encumbran,
todos, todos esos
me cansan.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura digital: "Almas rotas", de Jaime Sanjuán

Copyrighted.com Registered & Protected

domingo, 2 de junio de 2019

QUE NO LLORE EL VERDUGO


No,
no fue la sangre
del verdugo
la que sacramentó
la paja del cadalso,
ni fue su cuello
el que segó como mies
el filo vengador,
ni su cabeza
la que rodó hacia el cesto
como un planeta
en pos de su órbita.

No,
que no llore
el verdugo,
que no llore
por la herida
que no lacera su carne,
que no clame justicia,
que no engañe su boca
virando hacia antiguas leyendas.

No,
que no llore
el verdugo,
que descubra su semblante
engastado en espinas
y su voz,
predadora de verbos,
sea llama temblorosa
por la falta de aire
y suplique clemencia.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "El sacrificio de Ifigenia" (1671), Jan Steen


Copyrighted.com Registered & Protected

viernes, 17 de mayo de 2019

TE HACES QUERER


A mi querida amiga Adelina R. S.

Te haces querer
aunque no quieras,
porque naciste en un panal
que goteaba soles de oro,
porque al alzarse el día,
tu luz blanca y esponjosa
traspasa las calles desiertas
como el canto de los pájaros.

Te haces querer
con ímpetu de fuego,
porque elevas
tus alas de libélula
—tus vidrieras góticas—
sobre el agua de los ríos
en las tardes estivales,
y un arcoíris
refleja tus majestuosas formas.

Te haces querer
y no lo sabes
—y no lo sabes—,
porque una estirpe soberana
te legó su cetro de violetas.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Witness" (Testigo), Juan Medina 

© iu5r6tm0mcNl8vjr

Copyrighted.com Registered & Protected

jueves, 25 de abril de 2019

CARPE DIEM


Disfruta del sol
posándose
como un jilguero locuaz
en tus ventanas.

Disfruta de la luna,
con su cerco
lamiendo el borde de tus espejos,
y sal a las calles
a abatir viandantes
con tus besos de azafrán.

Sal a proclamar la libertad
de las madreselvas.
¡Sal a las calles
y a las barricadas!
Y sangra con cada bala
de felicidad.

Glorifícate con el calor
de otros cuerpos
y levita con tus suspiros,
y esconde las dagas
que heredaste de tus cicatrices,
y esconde el manto desflecado
de tus miedos.

Permite
que la incandescencia de la lava
descienda tus laderas
y abrase tus bosques oscuros,
que te incendie
en un relámpago de zafiros,
sin importar que mañana
los glaciares
puedan cerrarte el paso,
porque no hay otra madera
que la del manglar voraz,

porque tras el breve amanecer
la noche será eterna,
eterno será el silencio.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "El abrazo de Pierrot", Guillaume Seignac

© RqYnwTwZqUWQueLy


Copyrighted.com Registered & Protected

domingo, 31 de marzo de 2019

NO ES LO MISMO


En algunas bocas
las palabras
son menta fresca
—hierbabuena—,
pero en otras,
se mancillan
con el regusto
a un sebo rancio.

En algunas bocas
la palabra amor
sabe a promesas
que esperan el futuro
para sustanciarse en presente,
pero en otras,
hiede a falsedad
por más que se embalsame
entre las flores.

Escuché esa palabra
de unas y otras bocas,
y libé de algunas
la misma poción almibarada
que llevó a la perdición
al rey Lear.

Los errores enmarañan las madejas
y —por más que Alejandro lo dijera—
no es lo mismo cortar un nudo
que desatarlo.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura:"Enrollando la madeja", Frederic Leighton

©: 61E6iVQywP1rBp3I

Copyrighted.com Registered & Protected

sábado, 1 de septiembre de 2018

LA GUERRA PERDIDA


Naces
y tu primera bocanada de aire
inaugura la lista de las batallas ganadas.

Luego vendrán otros
que tejerán sus mimbres contigo,
aunque muchos embocen
sus rostros en la niebla
y se perciban irreconocibles,
difusos como las fibras leprosas del humo.

Cuántas escaramuzas
irán curtiendo tu cuero
entre la escoria
que dejarán las noches y los días.

Cuántas cicatrices,
esculpidas a hierro y fuego,
escindirán tus rocas
hasta desmoronarlas
y hacerlas discurrir en torrentes de arena,
para más tarde
amasar con ella el adobe
que fortificará tus muros.

Una tras otra
se te presentarán contiendas,
y no hallarás más refugio
que seguir blandiendo tu espada
contra el demonio del segundero.

Una tras otra
irás remolcando
tus victorias y derrotas
por caminos fatigados,
sacando fuerzas de los tuétanos
de tus huesos,
creyendo que el combate
garantiza los laureles.

No te disgustes si en un último momento
descubres que esta guerra solo la gana
la tierra.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Acrasia" (1888), John Melhuish Strudwick 

©: t0V9WG24G0J3xpX7

  Copyrighted.com Registered & Protected

martes, 3 de julio de 2018

DULCE ARREBATO


Busco
en tus manos
las espigas doradas
que las mías sembraron,
en tus ojos,
un horizonte nevado de lirios,
en tus labios,
el sabor urente de las guindillas.

Encontrarás en mí
las rutas secretas
que extienden sus aromas
de frutas y cereales,
y la madera
que se rinde al hambre
de las llamas
cuando la luna de agosto
baila sus noches azules
sobre los cañaverales.

Ven a mí
y piérdete
en la médula
del capullo de rosa
y en la alquitara
que destila el arrebato.

Invócame
con sagrada devoción,
asómate al lustre
de mi carne húmeda
y sublima tu furia
en la dulzura de mi vientre
y en mi encendido pecho.

Deja que partan, nómadas,
nuestros gemidos.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "La corona del amor" (1875), John Everett Millais

© Copyright: kGCxEBaGKwxiJ3H9 


Copyrighted.com Registered & Protected

domingo, 17 de junio de 2018

PERMANENCIA


Nada permanece en este mundo breve,
el mar es una boca engullendo ríos y rocas,
y la vida es yesca consumida
por un fuego voraz.

Pero si en alguna parte
—no sé si más allá de las estrellas—
la raíz de algo sobrevive,
será entonces lágrima,
fruto de la alegría
por su luz gestada entre las sombras,
por su destino de horas infinitas.

Si algo permanece —si no muere—,
será el amor por los que quisimos,
y quizá vuelva,
como vuelve el mar
rugiendo en una caracola.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Femme au coquillage" (1885) William Adolphe Bouguereau

© Copyright: 0baHXPwCpzJHZ0ft

Copyrighted.com Registered & Protected

domingo, 20 de mayo de 2018

HÉCTOR Y ANDRÓMACA


Fue en la tercera semana
de un febrero
que quiso girar los vientos.

Llovieron en nuestra orilla
lágrimas de barro y sal;
tu hombro,
mudo y mojado,
y mi boca,
balbuciente.

La libertad
fue vasija cuyo vino
encendía vapores de azufre,
y en una pira quemamos
los libros
y las consignas.

Los planetas
que orbitaban nuestras manos,
los faros
que guardaban nuestros puertos
fueron tolvanera
de humo y cenizas
elevándose
como el vuelo del cuervo.

Aquella noche
oscilante
nos dormimos abrazados,
tú, con la coraza de Héctor,
yo, con la angustia de Andrómaca.

(Mayte Llera, "Dalianegra")

Pintura: "Ettore e Andromaca" (Héctor y Andrómaca), 1917, Giorgio de Chirico

© Copyright: 2eyGpJfTvVUna8Cb

Copyrighted.com Registered & Protected