viernes, 17 de mayo de 2019

TE HACES QUERER


A mi querida amiga Adelina R. S.

Te haces querer
aunque no quieras,
porque naciste en un panal
que goteaba soles de oro,
porque al alzarse el día,
tu luz blanca y esponjosa
traspasa las calles desiertas
como el canto de los pájaros.

Te haces querer
con ímpetu de fuego,
porque elevas
tus alas de libélula
—tus vidrieras góticas—
sobre el agua de los ríos
en las tardes estivales,
y un arcoíris
refleja tus majestuosas formas.

Te haces querer
y no lo sabes
—y no lo sabes—,
porque una estirpe soberana
te legó su cetro de violetas.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Witness" (Testigo), Juan Medina 

© iu5r6tm0mcNl8vjr

Copyrighted.com Registered & Protected 
OGRB-JIRP-DUQR-YADW

jueves, 25 de abril de 2019

CARPE DIEM


Disfruta del sol
posándose
como un jilguero locuaz
en tus ventanas.

Disfruta de la luna,
con su cerco
lamiendo el borde de tus espejos,
y sal a las calles
a abatir viandantes
con tus besos de azafrán.

Sal a proclamar la libertad
de las madreselvas.
¡Sal a las calles
y a las barricadas!
Y sangra con cada bala
de felicidad.

Glorifícate con el calor
de otros cuerpos
y levita con tus suspiros,
y esconde las dagas
que heredaste de tus cicatrices,
y esconde el manto desflecado
de tus miedos.

Permite
que la incandescencia de la lava
descienda tus laderas
y abrase tus bosques oscuros,
que te incendie
en un relámpago de zafiros,
sin importar que mañana
los glaciares
puedan cerrarte el paso,
porque no hay otra madera
que la del manglar voraz,

porque tras el breve amanecer
la noche será eterna,
eterno será el silencio.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "El abrazo de Pierrot", Guillaume Seignac

© RqYnwTwZqUWQueLy


Copyrighted.com Registered & Protected 
J09X-KXLK-YI7G-OZDR

domingo, 31 de marzo de 2019

NO ES LO MISMO


En algunas bocas
las palabras
son menta fresca
—hierbabuena—,
pero en otras,
se mancillan
con el regusto
a un sebo rancio.

En algunas bocas
la palabra amor
sabe a promesas
que esperan el futuro
para sustanciarse en presente,
pero en otras,
hiede a falsedad
por más que se embalsame
entre las flores.

Escuché esa palabra
de unas y otras bocas,
y libé de algunas
la misma poción almibarada
que llevó a la perdición
al rey Lear.

Los errores enmarañan las madejas
y —por más que Alejandro lo dijera—
no es lo mismo cortar un nudo
que desatarlo.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura:"Enrollando la madeja", Frederic Leighton

©: 61E6iVQywP1rBp3I

Copyrighted.com Registered & Protected 
BWHO-AKVU-SJVS-ITJI

sábado, 1 de septiembre de 2018

LA GUERRA PERDIDA


Naces
y tu primera bocanada de aire
inaugura la lista de las batallas ganadas.

Luego vendrán otros
que tejerán sus mimbres contigo,
aunque muchos embocen
sus rostros en la niebla
y se perciban irreconocibles,
difusos como las fibras leprosas del humo.

Cuántas escaramuzas
irán curtiendo tu cuero
entre la escoria
que dejarán las noches y los días.

Cuántas cicatrices,
esculpidas a hierro y fuego,
escindirán tus rocas
hasta desmoronarlas
y hacerlas discurrir en torrentes de arena,
para más tarde
amasar con ella el adobe
que fortificará tus muros.

Una tras otra
se te presentarán contiendas,
y no hallarás más refugio
que seguir blandiendo tu espada
contra el demonio del segundero.

Una tras otra
irás remolcando
tus victorias y derrotas
por caminos fatigados,
sacando fuerzas de los tuétanos
de tus huesos,
creyendo que el combate
garantiza los laureles.

No te disgustes si en un último momento
descubres que esta guerra solo la gana
la tierra.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Acrasia" (1888), John Melhuish Strudwick 

©: t0V9WG24G0J3xpX7

 Copyrighted.com Registered & Protected 
GI1N-LVV8-YWHL-BMMG

martes, 3 de julio de 2018

DULCE ARREBATO


Busco
en tus manos
las espigas doradas
que las mías sembraron,
en tus ojos,
un horizonte nevado de lirios,
en tus labios,
el sabor urente de las guindillas.

Encontrarás en mí
las rutas secretas
que extienden sus aromas
de frutas y cereales,
y la madera
que se rinde al hambre
de las llamas
cuando la luna de agosto
baila sus noches azules
sobre los cañaverales.

Ven a mí
y piérdete
en la médula
del capullo de rosa
y en la alquitara
que destila el arrebato.

Invócame
con sagrada devoción,
asómate al lustre
de mi carne húmeda
y sublima tu furia
en la dulzura de mi vientre
y en mi encendido pecho.

Deja que partan, nómadas,
nuestros gemidos.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "La corona del amor" (1875), John Everett Millais

© Copyright: kGCxEBaGKwxiJ3H9 


Copyrighted.com Registered & Protected 
HTOH-RH3L-Q06B-LEA2

domingo, 17 de junio de 2018

PERMANENCIA


Nada permanece en este mundo breve,
el mar es una boca engullendo ríos y rocas,
y la vida es yesca consumida
por un fuego voraz.

Pero si en alguna parte
—no sé si más allá de las estrellas—
la raíz de algo sobrevive,
será entonces lágrima,
fruto de la alegría
por su luz gestada entre las sombras,
por su destino de horas infinitas.

Si algo permanece —si no muere—,
será el amor por los que quisimos,
y quizá vuelva,
como vuelve el mar
rugiendo en una caracola.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Femme au coquillage" (1885) William Adolphe Bouguereau

© Copyright: 0baHXPwCpzJHZ0ft

Copyrighted.com Registered & Protected 
8PEN-PNUV-LMKS-M9RW

domingo, 20 de mayo de 2018

HÉCTOR Y ANDRÓMACA (23F)


Fue en la tercera semana
de un febrero
que quiso girar los vientos.

Llovieron en nuestra orilla
lágrimas de barro y sal;
tu hombro,
mudo y mojado,
y mi boca,
balbuciente.

La libertad
fue vasija cuyo vino
encendía vapores de azufre,
y en una pira quemamos
los libros
y las consignas.

Los planetas
que orbitaban nuestras manos,
los faros
que guardaban nuestros puertos
fueron tolvanera
de humo y cenizas
elevándose
como el vuelo del cuervo.

Aquella noche
oscilante
nos dormimos abrazados,
tú, con la coraza de Héctor,
yo, con la angustia de Andrómaca.

(Mayte Llera, "Dalianegra")

Pintura: "Ettore e Andromaca" (Héctor y Andrómaca), 1917, Giorgio de Chirico

© Copyright: 2eyGpJfTvVUna8Cb

Copyrighted.com Registered & Protected 
PEDM-JTN7-QJL6-LCIK

lunes, 23 de abril de 2018

DISTANCIA


Los amores
que se fraguan a distancia
son los Campos Elíseos
con el Arco de Triunfo al fondo.
Radiantes quimeras,
puestas de sol
cultivando rosas
sobre las espaldas de las nubes.

Por ellos
el corazón ejecuta piruetas
de espadachín
y no teme perder lo conocido
y no teme perder lo antes amado.

¡Cuántas Troyas devastadas
por el caballo de la soledad!

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: “Ariadna” (1886), John Lavery

© Código de registro: 2m5q0Bv4yiC1Dr7E

Copyrighted.com Registered & Protected 
TQJ0-EEY6-RRIX-QRT0

sábado, 3 de marzo de 2018

ERES LO QUE TENGO


Te lo digo ahora
—durante este tiempo de vendimia dulce—,
por si un día
las palabras se me agolpan
sobre las paredes de mis sentimientos.

Te lo digo ahora,
que aún respiro sueños sin que mi semblante
mude a desconcierto: “Eres lo que tengo”.

Lo único que tengo
fuera de mi piel,
fuera de mi orilla.
Lo único que tengo.

Te lo digo ahora,
por si un día
un viento azota mis párpados
con la sal del mar,
por si un día
una tormenta devasta mis labios
arrebatándoles su cosecha de besos.

Te lo digo
y sé que entonces
levantarás diques
con la longitud de tu abrazo.

Te lo digo
y sé que entonces
tu verde mirada
de vidrio líquido,
tus ojos de océano,
tus ojos de gavillas
de algas,
de medusas translúcidas,
llegarán a mí
como llega la miel
a endulzar los panales;
porque eres lo que tengo,
lo único que tengo.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: “La propuesta” (1892), Lawrence Alma-Tadema

Copyrighted.com Registered & Protected 
GV2Q-GFEP-9WSA-ULOCCopyright: WfupW86uUuWSwM0S

miércoles, 31 de enero de 2018

VIBIA SABINA


Pequeña alma, blanda, errante
Huésped y amiga del cuerpo,
¿Dónde morarás ahora
Pálida, rígida, desnuda,
Incapaz de jugar como antes...?

(Publius Aelius Hadrianus Imperator)


Fuiste el anillo
que legitimó
su mano
ante el Imperio,
la mano
que te pagó con la traición.

Tu muerte fue
por
su mano
antes de ver
su mano
muerta;
la mano
que golpeaba tu cuerpo de vestal,
la mano
que imantaba de auroras boreales
el marfil de tu piel
desde la terneza de tus once años.

Nunca
te quiso,
por más
que la luna
te cultivase y
te cediese
su candor de nácar,
por más
que tus mejillas
fueran jardines de rosas,
prominentes atalayas
desde donde contemplar
tus grandes ojos negros,
húmedos
como lagos salobres,
tristes
como ríos
que mueren en el mar.

Nunca
—tampoco—
le quisiste,
y era hermoso
envuelto en su toga griega,
con su rostro barbado
de toro bético
girado hacia el lugar
donde nace el sol.

Nunca
los hijos
habitaron
tu útero
—no germinó  la semilla del misógino—,
tu matriz
los rechazó
por tu mano; y

por tu mano
Antínoo
sufrió el sacrificio,
la mano
que amasó su destino
con el agrio fermento
de la venganza.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Fotografías del busto de Vibia Sabina expuesto en los Museos Capitolinos de Roma (el superior procede de la red y el inferior es de mi autoría, de mi segundo viaje a Roma en 2017)

Nota: 
Vibia Sabina (86-137) fue emperatriz de Roma, casada con Adriano y sobrina-nieta de Trajano. De carácter independiente, fue amante del historiador Suetonio y encarnizada rival de Antínoo, el efebo tracio amante de su marido. Pocos años antes de su misteriosa muerte se le concedió el título de Augusta.

Poema registrado con el copyright: ujPQkscaDCeKkGvc




martes, 23 de enero de 2018

SACRIFICIO



No sabe por qué está ahí,
solo escucha llorar y chillar
a otros como él,
a otros que tienen
su misma apariencia,
su misma voz.

Pero
no puede hablar;
no es que no pudiera haber aprendido,
es solo que su garganta
nunca se lo permitió.

Esa garganta
que nació para servir
a otros motivos,
a otros intereses;
esa garganta
que nació para el cuchillo

del mismo modo que él
—sublimado en su inocencia—
vino a este mundo
carente de redenciones,
para llenar nuestros platos.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura de Franc Marc 

Copyright: ML0Sneb5vFJBDF8u


viernes, 12 de enero de 2018

ALGO



Algo
nos ronda
desde el primer latido,
algo con aroma
a almizcle y
a flores cortadas.

Algo
que hará caso omiso de rezos y ruegos,
que desangrará soles
sobre los espejos oscuros del llanto.

Algo
llegará
aunque no queramos,
aunque seamos de aire
y nos rebelemos contra los despeñaderos.

Ansiaremos entonces
los cielos y
los infiernos conocidos,
antes que afrontar el miedo al vacío.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura:"Huérfana" (1879), James Tissot

Copyright: bEbhfQjy3SdlVVSp

Copyrighted.com Registered & Protected 
YBO9-15IN-PKA2-CIBZ

viernes, 29 de diciembre de 2017

CARRO DE ORO



Un carro
de oro,
de un amarillo infinito,
inmaculado en su metálica apariencia,
se lleva los despojos de la tarde.

La perspectiva se rinde al horizonte
diseminada en laxitudes,
y una vereda enlodada de crepúsculo
se descompone en los rituales
del fin y del principio.

Ningún minuto vivido es igual a otro,
aunque contengan
exacto número de segundos,
así las piedras se lavan en el llanto
por lo perdido,
por lo que renacerá bajo otras formas
apenas reconocibles,
pues nada vuelve,
aun cuando la muerte del árbol sea un lapso
y de él prenda la llama
que ilumine el camino.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: “Wharfedale” (1872), John Atkinson Grimshaw

Copyright: RoBr4wInRyGDCIPR

Copyrighted.com Registered & Protected 
J09X-KXLK-YI7G-OZDR

domingo, 17 de diciembre de 2017

SOLEDAD


Me enamoré
de la piel de la luna
con su brillo
de escarcha,
de mármol frío; y
de la oscura noche
me enamoré también,
de sus callejones ciegos,
de sus  torres elevadas
con campanas sin tañidos.

Me enamoré
de unas flores
de cartón piedra y
de unos besos falsos y
de una falsa boca.

Me enamoré
de unos ojos sin lágrimas,
de un pecho sin corazón,
de un vientre sin vísceras.

La soledad me hizo ver amor
en un ser vacío.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Soledad" (1890), Frederic Leighton. Museo de Arte Maryhill, Washington

Copyright: lY2N55r5dHHhzQlo

Copyrighted.com Registered & Protected 
P9BW-D6XJ-MOY4-5XY8

domingo, 26 de noviembre de 2017

ANAÏS NIN


Un iceberg
—de mayor envergadura 
que aquel que envió al Titanic
a las fosas submarinas—
navegó a la deriva por tu seno 
expuesto al raso.

La miel de los once años
y aprender a vivir sin él,
y alcanzar los magisterios
de la carne y de la tinta.

La Habana,
París, 
Nueva York,
California…

Anaïs y  Hugh,
Anaïs y Henry, 
Henry y June,
June y Anaïs,
Anaïs y Padre,
Anaïs y Rupert…

Dueña de tu vida
y de tus letras —sin par Electra—,
tu orfandad de amor
solo tuvo una cerradura.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Fotografía: retrato de Anaïs Nin


Copyright: U9oEWCnnb7bYxR7y


Copyrighted.com Registered & Protected 
ZS2H-TACX-LCZQ-GJMF