domingo, 26 de noviembre de 2017

ANAÏS NIN


Un iceberg
—de mayor envergadura
que aquel que envió al Titanic
a las fosas submarinas—
navegó a la deriva por tu seno
expuesto al raso.

La miel de los once años
y aprender a vivir sin él,
y alcanzar los magisterios
de la tinta y de la carne.

La Habana,
París,
Nueva York,
California…

Anaïs y  Hugh,
Anaïs y Henry,
Henry y June,
June y Anaïs,
Anaïs y Padre,
Anaïs y Rupert…

Dueña de tu vida
y de tus letras —sin par Electra—,
tu orfandad de amor
solo tuvo una cerradura.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Fotografía: retrato de Anaïs Nin


Copyright: U9oEWCnnb7bYxR7y


Copyrighted.com Registered & Protected 
ZS2H-TACX-LCZQ-GJMF

miércoles, 8 de noviembre de 2017

LLEGAS


Llegas
con tu velo de noche enmohecida,
con tu daga afilada con embustes,
a cobrarte una venganza
que a mí me pertenece.

Llegas
con la mirada despojada de brillo,
con la mortaja muda de tu miseria,
a quemar la cosecha 
que sembraron mis manos.

Tras los barrotes de tu frío semblante
crecen matorrales y sombras,
las mismas tinieblas
que me cercaron entonces.

Pero ya nada es igual,
mis pies recorrieron los páramos
envueltos en sangre
—huyendo furtivos
de su bautismo de brasas—
y alcanzaron la escarcha que suturó
sus heridas.

Ya nada es igual,
puedo desarmarte
y condenarte al destierro
de las calles solitarias
y de las canciones monocordes
de sílabas roídas

y, finalmente, dejarte sin aire
y apagarte
y esparcir tus cenizas.


(Mayte Llera, Dalianegra)


Pintura de Manuel Núñez 


Copyrighted: clq4c0nBJ0QXROJS


Copyrighted.com Registered & Protected 
LJ2H-RU4N-I5GN-ISBR

sábado, 4 de noviembre de 2017

GENGIS KHAN


En la cresta de la loma
el lobo y el zorro concurren
bajo la fiera custodia del águila.

Atrás dejas
el calor de la yurta
y hacia allí cabalgas, Temuyín,
descendiente del antiguo linaje
del ciervo rojo.

El sol enhebra su espiga de oro
en el eterno cielo azul
que cobija
tus innúmeras hordas
y, cuando las sombras embozan la estepa,
duermes sobre tu pequeña montura
con el carcaj repleto de estrellas.

(Mayte Llera, Dalianegra)


Pintura de Wang Long Sheng

Copyrighted.com Registered & Protected 
XWWK-YUEQ-UQVW-KOXZ

viernes, 27 de octubre de 2017

NO DIGO NO SI QUIERO DECIR SÍ


No digo no
si quiero decir sí,
porque cuando digo no
se cierran los portones de mis labios
y el puente levadizo de mi lengua,
y una torre almenada
se erige sobre el solar
de mi boca.

Allí, la palabra aguerrida
—hincando su rótula—
es hábil ballestero.

Allí, en esa cuenca carnal,
hierve el aceite
que será mortal cascada
derramándose matacanes abajo,

y no hay almajaneque ni catapulta
que derriben mis muros,
ni ariete que me cambie el adverbio.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Ilustración: "La belle dame sans merci"
(La bella dama sin piedad),
Rose Cecil O'Neill, 1905


Copyrighted.com Registered & Protected 
BWHO-AKVU-SJVS-ITJI

domingo, 22 de octubre de 2017

CAMINOS


Nuestros pies desbrozan la maleza
que oculta los senderos:
hierbas orgullosas del peregrinaje de sus tallos,
juncos que cimbrean y golpean, 
y son látigos.

Haciéndonos al suelo,
a la aridez que resquebraja el barro
y hunde sus voraces dientes 
en las grietas,
o a la arena que cabalga
los lomos murmurantes de las dunas,
abrimos los caminos.

Caminos hay 
trazados a cartabón y escuadra,
rectos hasta en los ángulos,
y son insípidos como lluvia. 

Otros se retuercen
jugándose el concubinato con pericia,
y son dragones lascivos.

Caminos hay
bífidos como lengua de serpiente,
obligándonos a elegir
entre dos bornes.

Otros solo tienen un sentido,
y son flechas volando hacia la muerte.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "Les Alyscamps" (1888), Vincent van Gogh


Copyrighted.com Registered & Protected 
J09X-KXLK-YI7G-OZDR

miércoles, 11 de octubre de 2017

EXPOLIO


Cantabas sobre la enramada
que me abría sus fulgores jugosos.
Cantabas y te creía un pájaro diminuto
de poderosa voz,
una avecilla dócil 
cuyo cuerpo se acomodaba felizmente 
en la palma de mi mano.

Creía entonces 
que tu canto pulía sus aristas para mí,
pero descubrí que poco a poco
ibas haciendo tuyos los pequeños tesoros
que guardaban mis cofres.
No había entre ellos diamantes
centelleando irisaciones,
ni rubíes incendiarios
ni esmeraldas resplandecientes
como selvas recónditas.
Contenían oropeles
que solo podían cobrarse las urracas,
e hiciste de esas bagatelas
un trino anhelante de loores.

Una lluvia fina llora
no tanto por lo expoliado
como por los embalajes rotos.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "La ladrona" (1900), Antonio Fabrés Costa. 

Museo Casa de los Tiros, Granada, España

Copyrighted.com Registered & Protected 
GV2Q-GFEP-9WSA-ULOC

sábado, 7 de octubre de 2017

ELLA


Con cierta frecuencia escribimos 
su nombre con saliva,
su nombre siempre cercano,
tan familiar como un latido
y a la vez 
tan ajeno como un confín remoto.

Sabemos de ella
por propios y extraños,
sabemos, también, 
de su infame capacidad para la réplica.
Es mar y atmósfera,
la costa de nuestra isla.

Algunas veces
la notamos pegada a la piel
y nos lacera cuando 
quienes caen 
—bajo su siniestra y terca alquimia—
son aquellos que nos donaron el aliento
o aquellos a quienes aliento concedimos.

Pero en ningún caso,
nunca, nunca, creemos 
que se abrirá paso entre las multitudes
y nos señalará 
con su dedo huesudo y franco
—en un día en que la ceniza
nublará soles y reliquias—,
dispersando la tropa de marañones
que nos escuda,
hincándonos el agudo filo de su quijada
y cerniendo sobre nosotros
su plumaje totémico
negro como la noche
y, como la noche cósmica, 
eterno.

En ningún caso,
nunca, nunca, creemos 
que nos llegará ella.

Ella, que es nuestra legítima
y única patria.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura de Aaron Nagel

Copyrighted.com Registered & Protected 
M5XA-AGAX-RC9O-WZCY

jueves, 24 de agosto de 2017

PENÉLOPE


Horas antes, la risa,
el júbilo,
la alegría pueril
por cualquier nimia circunstancia.

Pero cuando los ojos
ciernen sus velos,
un telón descuelga las lindes.

Recuerdos turbios,
presagios de mal agüero. 

La luna
es una paciente Penélope
tejiendo su telaraña.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: "The Nightmare" (La pesadilla), Johann Heinrich Füssli, 1781. Detroit Institute of Arts, Detroit, Estados Unidos

Copyrighted.com Registered & Protected 
8PEN-PNUV-LMKS-M9RW
´

lunes, 29 de mayo de 2017

LA IGLESIA DE SANT’IVO ALLA SAPIENZA (ROMA)


Estrella de David
que envuelve aire de porcelana.

Azucena 
que el cielo toca:
seis pétalos de nieve
ornados con cadenas de luceros.

Pilastras estriadas y capiteles corintios,
alados querubines.

Ritmo de aristas y curvas:
voluptuosa anatomía de quimera.

Los Chigi, los Barberini, los Della Rovere…

Borromini 
dibujando la espiral de una Torre de Babel.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Fotografías de la iglesia de Sant'Ivo alla Sapienza, en Roma, 
obra maestra del arquitecto Francesco Borromini, erigida entre 1642 y 1660

Copyrighted.com Registered & Protected 
NYNN-ERE7-SO7D-VJ6F




domingo, 16 de abril de 2017

LA COPA DORADA


El cielo
de un azul tan profundo como el mar,
la copa dorada del día,
la moneda cantarina de la risa, son 
lo que a la postre 
nos queda;

la migaja cotidiana
que nos obliga 
a mendigar una jornada más.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura: “The golden bowl” (La copa dorada), 1956, Frank Cadogan Cowper 


Copyrighted.com Registered & Protected 
ZGXX-FKLM-KS7U-UNTH

viernes, 10 de febrero de 2017

EL RÍO DE LA VIDA


Entre guijarros 
canta el río de la vida,
gorjea alegre 
y sus aguas despliegan alas de pájaro,
plumas líquidas 
entre el verdor agudo de la primavera.

Bisbisea en la canícula
con voz serena,
corean su salmodia
batracios y cigarras.

En el otoño
entona un aria, 
arrastrando en su boca la hojarasca seca.

Y en el invierno
el caudal desborda
su fría vena.
Ya no recuerda
las mañanas tibias, 
las tardes cálidas.
Ruge tembloroso
antes de encontrar la sal.

(Mayte Llera, "Dalianegra")

Pintura: "Violette de Toulouse", Constantin Font (1890 - 1954)

Copyrighted.com Registered & Protected 
L7BY-SFWS-1V9M-SOIR

jueves, 19 de enero de 2017

PAULINE BORGHESE BUONAPARTE


Hay jaspes y mármoles 
ornando paredes, 
y frisos y grecas, 
pilastras, columnas, 
vetas verdes, ocres, 
azules, rojizas, 
y tú recostada, 
Venus victoriosa. 

Hay cuerpos desnudos 
en torno a tu lecho; 
son de helada piedra, 
son dioses sin alma. 

Tu piel y tu carne 
son nieve que enciende 
la hoguera de Eros. 
Con esa manzana 
sujeta tu mano 
el premio a tu fuego. 

(Mayte Llera, “Dalianegra”)

Fotografías de la estatua-retrato de Paulina Borghese Bonaparte como Venus Victrix, de Antonio Canova. Galería Borghese, Roma




Copyrighted.com Registered & Protected 
69DD-8DZA-GAMC-P9MT

jueves, 15 de diciembre de 2016

URGENCIA


Me palpita la urgencia
por esos besos de bienvenida que serán afluentes
de otros tan largos como el Nilo,
y por las caricias que establecerán
mi cuerpo como el eje de sus simetrías;
pero no creas que ignoro que tus labios y tus manos
son las consignas de mi última
revolución, las postreras balas
que me quedan en el tambor.

Y así, acecho el crujido
que me anuncia tu presencia
para precipitarme y ser caudal de agua
discurriendo hacia la cascada de tu abrazo.

Y así, bajo el dintel del tiempo compartido,
con los recuerdos
de nuestra adolescencia desbocados,
me niego a renunciar a este sueño
aunque parezca un canto de sirenas;

porque aquí y ahora te reitero
que la palabra rendición
todavía no forma parte de mi vocabulario.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Der Kuss" ("El beso", detalle) 1908, Gustav Klimt. Österreichische Galerie Belvedere, Viena

Copyrighted.com Registered & Protected 
SIKH-HRHN-OH0H-CIVT

viernes, 25 de noviembre de 2016

ANITA GARIBALDI


La arena conoció
tu cuerpo grávido,
tu cuerpo de mujer y guerrillera,
de compañera ardiente,
de amorosa madre,
de fiera defensora
de las causas.
No supo del calor
que te encendía,
calor de estrella
que derramaba su caudal de luz.
No supo del barro que besaba
tus pies descalzos,
tus pies pequeños
que sembraban huellas grandes.

La arena
supo del frío
que sucede a la fiebre,
supo del peso de tu vientre
y de su vida también perdida.
Supo tanto como tanto ignoró.
Cómo podría imaginar
el trote ágil de tu caballo
cuando, a horcajadas,
guiabas un ejército.
Cómo podría imaginarte
—indómita amazona—
empuñando un arma
con la misma mano
que acariciaba.

La arena sólo supo
lo que debía saber.

(Mayte Llera, "Dalianegra")

Fotografía del monumento ecuestre a Anita Garibaldi. Mario Rutelli (1935). Colina del Gianicolo, Roma 

Copyrighted.com Registered & Protected 
ZK7P-L45H-TBN5-TDHZ

jueves, 13 de octubre de 2016

PRINCIPIO Y FIN



El comienzo
acostumbra a ser un pavo real
desplegando el abanico de su cola,
acostumbra a ser un arcoíris
extendiendo su tránsito cromático
como una luz
presuntamente inextinguible.
Es una boca 
donde caben todas las sonrisas,
donde caben todas las palabras.
Eso es el comienzo,
un embrión de promesas,
el germen de la esperanza,
una espiral que crece con cada giro.

El final ya es otra cosa,
es un ojo que se ciega,
una garganta que enmudece,
algo que se ha hecho tan pequeño
que puede cerrarse con las yemas
de dos dedos. 
Es la negación
de cuanto se afirmó primero,
el sentido de inutilidad
de cuanto se creía necesario,
la verdad que revela todas las mentiras.

(Mayte Llera, "Dalianegra")

Pintura: "Alegoría de la brújula y el mundo" 
(Sapiente con compasso e globo),
Dosso Dossi (1520-1530). 
Pinacoteca Nazionale di Ferrara, Italia


Copyrighted.com Registered & Protected 
7T9I-19WJ-RFJU-V0GC