miércoles, 31 de enero de 2018

VIBIA SABINA


Pequeña alma, blanda, errante
Huésped y amiga del cuerpo,
¿Dónde morarás ahora
Pálida, rígida, desnuda,
Incapaz de jugar como antes...?

(Publius Aelius Hadrianus Imperator)


Fuiste el anillo
que legitimó
su mano
ante el Imperio,
la mano
que te pagó con la traición.

Tu muerte fue
por
su mano
antes de ver
su mano
muerta;
la mano
que golpeaba tu cuerpo de vestal,
la mano
que imantaba de auroras boreales
el marfil de tu piel
desde la terneza de tus once años.

Nunca
te quiso,
por más
que la luna
te cultivase y
te cediese
su candor de nácar,
por más
que tus mejillas
fueran jardines de rosas,
prominentes atalayas
desde donde contemplar
tus grandes ojos negros,
húmedos
como lagos salobres,
tristes
como ríos
que mueren en el mar.

Nunca
—tampoco—
le quisiste,
y era hermoso
envuelto en su toga griega,
con su rostro barbado
de toro bético
girado hacia el lugar
donde nace el sol.

Nunca
los hijos
habitaron
tu útero
—no germinó  la semilla del misógino—,
tu matriz
los rechazó
por tu mano; y

por tu mano
Antínoo
sufrió el sacrificio,
la mano
que amasó su destino
con el agrio fermento
de la venganza.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Fotografías del busto de Vibia Sabina expuesto en los Museos Capitolinos de Roma (el superior procede de la red y el inferior es de mi autoría, de mi segundo viaje a Roma en 2017)

Nota: 
Vibia Sabina (86-137) fue emperatriz de Roma, casada con Adriano y sobrina-nieta de Trajano. De carácter independiente, fue amante del historiador Suetonio y encarnizada rival de Antínoo, el efebo tracio amante de su marido. Pocos años antes de su misteriosa muerte se le concedió el título de Augusta.

Poema registrado con el copyright: ujPQkscaDCeKkGvc




martes, 23 de enero de 2018

SACRIFICIO



No sabe por qué está ahí,
solo escucha llorar y chillar
a otros como él,
a otros que tienen
su misma apariencia,
su misma voz.

Pero
no puede hablar;
no es que no pudiera haber aprendido,
es solo que su garganta
nunca se lo permitió.

Esa garganta
que nació para servir
a otros motivos,
a otros intereses;
esa garganta
que nació para el cuchillo

del mismo modo que él
—sublimado en su inocencia—
vino a este mundo
carente de redenciones,
para llenar nuestros platos.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura de Franc Marc 

Copyright: ML0Sneb5vFJBDF8u


viernes, 12 de enero de 2018

ALGO



Algo
nos ronda
desde el primer latido,
algo con aroma
a almizcle y
a flores cortadas.

Algo
que hará caso omiso de rezos y ruegos,
que desangrará soles
sobre los espejos oscuros del llanto.

Algo
llegará
aunque no queramos,
aunque seamos de aire
y nos rebelemos contra los despeñaderos.

Ansiaremos entonces
los cielos y
los infiernos conocidos,
antes que afrontar el miedo al vacío.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura:"Huérfana" (1879), James Tissot

Copyright: bEbhfQjy3SdlVVSp

Copyrighted.com Registered & Protected 
YBO9-15IN-PKA2-CIBZ