lunes, 21 de noviembre de 2011

LA AVIDEZ DE LOS NENÚFARES.

La avidez de los nenúfares
reclama de mí,
la suerte de una Ofelia enredando
su núbil cabellera en el seno lacustre
del olvido.

Vida inútil desangrada entre la niebla
del desatino necio,
bebiendo las aguas del Leteo,
fagocitando lotos de pétalos
tan virginales como un papel en blanco.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Ofelia”, (1910), John William Waterhouse.

Safe Creative #1111210565520