domingo, 25 de enero de 2015

A MALALA YOUSAFZAI

Habla tu voz, 
la que ocultaban
los callejones cerrados de esperanzas,
los callejones despojados de direcciones,
los callejones con celosías de ojos mudos.

Habla tu voz,
Malala,
y es la hermosa voz
de la libertad,
ésa que quisieron silenciar las balas,
ésa que siempre suena bajo amenaza.

Habla tu voz,
y los hambrientos de equidad se sacian,
y es voz impetuosa que derriba muros,
lengua de fuego inaprensible
que se filtra entre barrotes
de cárceles domésticas.

Habla tu voz,
y provoca la ira de los que temen
perder los privilegios
que otorga el cetro fálico.
Habla,
reclamando el centelleo
de los rayos y el vuelo solemne
de los pájaros blancos.

Habla tu voz,
Malala,
y es la hermosa voz
de la juventud,
ésa que mueve más montañas que ninguna fe,
ésa que lleva razón en cuanto demanda,
ésa que no pueden contener eslabones ni sogas,
la que rompe cadenas y condenas
con su timbre agudo y firme.

Habla tu voz,
encendiendo una llama redentora
—tutelar de todas las verdades—,
y las puertas pugnan por ceder al empuje
inexorable de tu palabra.

Habla,  Malala,
y el mundo que alardea de ser libre y justo
—ese mundo—
te condecora y premia
para limpiar su conciencia maculada.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Mujeres", Jean Michel Bénier

Safe Creative #1202281214599

miércoles, 14 de enero de 2015

DÉJÀ VU

A Amílcar Blanco

Bajo espuma de tiempo, el pasado se mece,
el dosel tenebroso que encapota el recuerdo,
a veces abre un claro en el costado izquierdo,
y la vista de un poco, como antes visto, crece.

Empujando membranas que la vida adormece,
encontramos razones que están en desacuerdo 
con probabilidades de encontrarse bien cuerdo,
pero aun así, seguimos dándoles a esas trece.

Estalló un maremoto en mi mente despierta,
brotó de un despoblado lugar de mi memoria,
incendiando un océano y desvelando enigmas.

Quizá no lo recuerdes y esto te abra la puerta:
el tiempo viaja en círculos, como sobre una noria,
y antes de conocernos, me legó sus estigmas.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Jardín de esperanza", James Gurney

Safe Creative #1202281214599

Música: "Let the day begin", Black Rebel Motorcycle Club

domingo, 11 de enero de 2015

RUTINA

Ahora que ya he lavado platos,
cubiertos, vasos, tazas y bandejas, 
tendré que hacer tareas de mis viejas 
amigas, las hormigas, y los gatos

tendrán también comida, que son gratos
cuando se les aplica ley de abejas,
y  se les ve vagar por las callejas
y por los bulevares inmediatos.

Mientras preparo cenas, echo pestes.
La luna irradia luz en mi ventana,
al verla, me pregunto: ¿la rutina

también alcanzará cuerpos celestes?
¿serán sus movimientos una diana?
pues la costumbre todo contamina.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Doncella vertiendo leche" (1660), Jan Vermeer, Rijksmuseum. Amsterdam

Safe Creative #1202281214599

Música: "Allí donde solíamos gritar", Love of Lesbian


viernes, 2 de enero de 2015

ERFOUD

Erfoud está en Marruecos,
y es la esquina de un mar,
de un mar de arena.
Hace mucho
que los trilobites y los ammonites
no lo surcan,
se conforman con dormir
en sus panteones de mármol,
en espera de que algún turista
se los lleve a un hogar lejano,
convenientemente pulidos
y, a ser posible, con una peana
para lucir en un estante
o sobre una mesa.

Cuando se movían veloces,
indolentes y despreocupados
entre las aguas azules,
no imaginaban que viajarían tanto.
Un largo viaje en el tiempo.

Mayte Dalianegra

Imagen: "Cephalokhiros (Cefalokiro)", Pedro Palencia

Safe Creative #1202281214599

Música del desierto marroquí

lunes, 29 de diciembre de 2014

CAVAN

 A unos endiosados enterradores
que precisan lecciones de gramática

Cavan
y cavan en la tierra fresca,
en la arcilla moldeable
—apta como campo de labor—,
también en la reseca
del erial nunca cultivado,
de la estepa inhóspita,
buscando en ella
el atisbo del germen.

Como cuervos, persiguen
—de forma infatigable— su sustento.

Cavan
y cavan, remueven, perforan,
son oportunistas
que nunca desperdician nada,
en aras de camuflar su patética
mediocridad, de subirse
a un pedestal que no merecen,
de coronarse con laureles de oropel,
y colgarse medallas de cartón,
para que los ciegos no sepan
que quienes reinan
son tuertos.

Cavan
y socavan los cimientos de cuanto
se levanta sobre el suelo,
pues entre los escombros de otros,
esperan que sus pequeños montículos
de tierra
semejen torreones.

Cavan
y excavan galerías como lombrices
que tuviesen por única finalidad excretar estiércol;
mas su maldad no es aparente,
a priori simulan ser buenos vecinos,
hasta que —invariablemente— quebrantan
toda conducta de buena vecindad.

Cavan y cavan,
excavan, socavan, horadan, remueven
sus fosas
hasta que la noche sangra
luz negra.

Mayte Dalianegra

Pintura: "El enterrador errante" (1997), Juan Vallejo


Safe Creative #1202281214599

Música: "Stop", Black Rebel Motorcycle Club

miércoles, 24 de diciembre de 2014

EN UNA NOCHE COMO ÉSTA

Da igual quién
haya nacido
en una noche como ésta,
porque en noches como ésta
eclosionaron desde la humilde violeta
al orgulloso narciso.

No importa su naturaleza,
ni importa tampoco
si en verdad fue eso o aquello,
si en verdad existió,
o si fue mito engendrado
de leyenda;
si nació tal día,
o si fue cualquier otro,
si nació en tal o cual paraje,
o si su progenie fue esa o aquella.

Da igual quién fuese,
o cómo fuese,
lo que importa
—lo que de verdad importa—
es que en una noche como ésta
—aunque sólo sea un breve intervalo—
se olvidan rencores
y mezquindades cotidianas,
nos reunimos en torno al hogar,
y entonces recuperamos el fuego.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Alleluia” (1896), Thomas Cooper Gotch

Safe Creative #1202281214599

Música: "Aleluya" (El Mesías), George Frideric Händel

domingo, 7 de diciembre de 2014

HERMANA, HERMANO

Hermana, hermano,
mirándoos me veo.

Como vosotros,
soy de sal y de agua,
de espuma que, sembrada
en cúspide de ola,
germina sobre arena de la playa.

Como vosotros,
soy de aire y de fuego,
de brisa cálida
soplando, desplazando los estratos
nubosos, despejando
el cielo de poniente
para iluminar ojos
con ocasos de vino y de oro.

También como vosotros,
soy de luz y de luna
de vidrios de ventana
—abiertos en la noche—
salvando soledades de su mísero
caparazón.

Hermana, hermano,
mirándoos me veo.

Del mismo modo
—como vosotros—,
soy de miel y de sangre,
vuestra risa es mi risa,
también son vuestras lágrimas,
lágrimas mías,
y vuestra piel espejo
que refleja mi piel.

Hermana, hermano,
mirándoos me veo,
vuestro color y el mío,
vuestra raza, la mía,
de una misma bandera son esquinas.

Mayte Dalianegra

Pintura de Laurie Cooper

Safe Creative #1202281214599

Música: "Himno de la alegría", 9ª sinfonía de Ludwing van Beethoven. Orquesta Sinfónica Hispalense y coros de la Universidad de Sevilla y de la Universidad de Leipzig

sábado, 29 de noviembre de 2014

DESAPARECIDOS


A las madres y abuelas de la Plaza de Mayo

Te arrancaron del vientre
de tu amorosa madre.
La negaron, y a ti te regalaron.

Creciste en la ignorancia,
tomando como padres
a aquellos camaradas
de sus verdugos.

Pero hoy, al abrazarte,
un sol de invierno
pudo resucitar
de sus cenizas,
y tu abuela —por fin—
pudo ofrendarle al viento
ese pañuelo blanco
que tras tan largo tiempo resguardó
su desconsuelo.

Mayte Dalianegra


Safe Creative #1202281214599

Pinturas: retratos de  Estela de Carlotto y de Hebe de Bonafini, de Alicia Besada

Música: "Yo vengo a ofrecer mi corazón", de Fito Páez, interpretada por Mercedes Sosa


sábado, 15 de noviembre de 2014

JUVENTUD

Sus ojos
relucían como topacios
engastados en el calor
del mediodía;
eran los ojos
de la juventud.

Entonces
no sabían,
no sabían nada
acerca
de lo que tendrían que ver
a lo largo
de sus vidas.

Entonces
sólo veían la dulzura.

Mayte Dalianegra

Pintura: “El trabajo del amor perdido” (1885), Edwin Longsden Long
Safe Creative #1202281214599

Música: "Smell like teen spirit", Nirvana

domingo, 2 de noviembre de 2014

PODRÍA DEJAR

Podría dejar
que te fueses tras de otras faldas,
a pesar de que —salvo las de Marilyn—
nunca miraste
más piernas que las mías.

Podría dejar
que te embarcases en un velero,
y recorrieras el mundo sin mí,
o que ascendieses a las cumbres albinas
de los ochomiles
sin atarme a tu cordada.

Podría dejar
que te fueses
—si eso te procurase alguna felicidad—,
pero allí a donde el destino
quiera arrastrarte con su cadena,
allí, amor mío,
no puedo dejar
que te vayas sin mí.

Mayte Dalianegra

Pintura: “Prometeo” (1868), Gustave Moreau

Safe Creative #1202281214599


Música: "Blue", The Verve

lunes, 27 de octubre de 2014

LA VIDA

La vida
está ahí,
con su sonrisa amplia
de anuncio de dentífrico
y de playa tropical, sólo
debemos salvar —conservando
el equilibrio
como buenos funámbulos—
el trecho que media
hasta la otra comisura o hasta el borde
de la arena,
antes de la pleamar.

La vida
está ahí,
es un cesto de frutas en sazón,
pero muchas veces,
por más que alarguemos los brazos,
nuestras manos no logran alcanzarlas
para saciarnos;
y en otras ocasiones,
cuando al fin vencemos la distancia,
nos sale caro el precio.

La vida,
de tanto en tanto
—con su escasa tolerancia a la indulgencia—,
nos llena las alforjas de miserias y la boca
de negrura.

También
de tanto en tanto,
puede asomar una flama de luz
llorando por no ser vista.

Mayte Dalianegra


Pinturas: "La vida" (1903), Pablo Ruiz Picasso.
“Qué bonita es la vida cuando nos da de sus riquezas” (1943), Frida Kahlo

Safe Creative #1202281214599
Música: "La vie en rose", Edith Piaf

lunes, 13 de octubre de 2014

QUIERES

A quienes creen, sin razón,
que la poesía ha de ser un género 
tan bello como vacuo
 Quieres que mis letras
sean dádivas de oro
que te recuerden el brillo del sol,
o que te traigan a la memoria
la alegría indolente e ingenua
de esas margaritas
que se prestan a ser deshojadas
buscando aserción o refutación.

Quieres que te hablen
de esos pequeños cupidos
que aparecen en los cuadros antiguos,
y que a menudo son confundidos con ángeles,
aun cuando su existencia se deba
al amor por la carne y no
al amor por el alma.

Quieres leer
la belleza en mis versos,
una belleza
hermana de una felicidad aparente,
aun cuando la verdad
rara vez sea su hermana.

Te daré, pues, mi pluma,
para que sean tus manos
las que dibujen ese cascarón hueco,
porque yo no quiero.

Mayte Dalianegra

Pintura: "Cupido y Psique infantes" (1890), William Adolphe Bouguereau

Safe Creative #1202281214599

Música:"True nature", Jane's Addiction

lunes, 22 de septiembre de 2014

AMOR

Su nombre dormía
entre las paredes de su corazón,
como duerme
el fruto en el cáliz de la flor.
Una mañana abrió los párpados,
y pudo dibujar sus sílabas
en el horizonte.
Le pareció conocer ese nombre
desde mucho tiempo atrás,
le pareció que no le era ajeno ni extraño,
le pareció que se pronunciaba
permitiendo que entrase una bocanada de aire,
y permitiendo que saliese el mismo aire,
vibrante y caliente,
a través del anillo de sus labios.
Se atrevió a intentar articularlo
con la voz madura del azúcar:
lo vocalizó pausadamente, deteniéndose
en su inicio y en su culmen,
acariciando la liviandad de sus alas.

Después lloró.

Mayte Dalianegra

Pintura de Yoel Díaz Gálvez

Dedicado a mi Rafael y a mis amigos Amílcar, Ianus, Rosa y Emma

Safe Creative #1202281214599

Música: "Interstate love song", Stone Temple Pilots

sábado, 30 de agosto de 2014

ALFA Y OMEGA

Soy mi génesis y mi amén,
mi pequeño universo,
el único realmente mío,
el único existente para mí.

El Big Bang comenzó conmigo,
no con mi primera llantina,
sino en el mismo instante de mi concepción.
Ahí los astros centelleaban con el brillo
elemental del relámpago,
iracundos de volcanes:
el sol, la luna,
toda una constelación de estrellas,
una nebulosa  rutilante y rubicunda como la sangre
que ya recorría mis dos células primarias.

Tan pequeña yo,
tan humilde yo,
tan poca cosa yo,
soy todo, mi todo,
soy todo lo que alcanzan mis sentidos:
los prados feraces, los árboles
esbeltos y rozagantes,
las flores y las frutas que en su abundancia
de colorido y aromas
avivan la sana alegría.
El arroyo que le canta a la tierra,
la piedra que recibe su caricia,
el beso que corona los labios amados
y cincela la piel con el mar de su espuma.

Todo eso que soy
me colma y me ancla,
me ata al regalo de la vida,
me desborda el corazón enternecido,
me muerde las aristas del misterio,
y disuelve mi temor al infortunio.

Todo eso que soy,
todo eso,
esa llamarada que me tiñe
de plasma estelar,
se extinguirá en cenizas
tras un día que será una hilacha de luz,
cuando mis pupilas se opaquen de negrura,
cuando el fin del mundo me alcance,
así, quizás hasta de improviso.
El fin del mundo,
el único fin,
el de mi mundo,
el mío.

Mayte Dalianegra

Pintura de Mara Lorenzini

Safe Creative #1202281214599

Música:"Uprising", Muse

sábado, 9 de agosto de 2014

COMPAÑÍA

El sol,
la luna,
las estrellas que cautivan
con su fulgor desmedido,
las flores que se abren al día,
la carne que se abre al deseo…

Todo aquello
que amamos
ya nunca
nos abandona,
 aunque le demos la espalda,
aunque cerremos los ojos,
aunque desangremos los recuerdos.

Siempre queda
la marca de una gota
esperando a que nuestras yemas
despierten el calor
que duerme en su cerco seco.

Mayte Dalianegra

Pintura: "Tulipán rojo y blanco con Venus" (2010), Sherrie Wolf

Safe Creative #1202281214599

Música: "Gotta be somebody", Nickelback

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...