martes, 19 de abril de 2011

TÚ ME INSPIRAS...

Tú me inspiras, amor, como hiedra que se lía
en mis huesudas articulaciones
para hacerme respirar el arrullo de una aurora
impenitente de miedos y de emociones.

Tú me inspiras como una vida que late
en la profunda matriz de una caverna
y se acomoda en la oscuridad estalactítica
 de su refugio de desbordada protección materna.

Tú me inspiras como sanguinolentas llamas
forjadas en hoguera de manos
y en crisol de proclamas.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Mater Triumphalis”, 1892, Annie Louisa Robinson Swynnerton, Museo de Orsay, París.