sábado, 26 de mayo de 2012

TU MANO

Tu mano tañe la guitarra
que conforma mi torso
de hembra rusiente.
Redondas, blancas, negras y corcheas
me vibran ágiles en el talle,
y retumban graves en el tambor
de mi cadera.

¡Ah, la melodía arrebatada al polen!

Tu mano espolea mi grupa
de montura dócil,
de yegua vasalla,
y avanza, en otro hemisferio,
por la tersa vega que aún recuerda
el candor de la doncellez.

¡Ah, las estribaciones
de las cumbres y sus vértices!

Tu mano arrasa mi mansedumbre
de centeno y me incendia los velos,
hasta que una desnudez de nácar
—de luna de porcelana—
bate alas de paloma.

¡Ah, las castas cariátides
púdicamente cubiertas
con sus peplos drapeados, desgastados
por la brisa de los tiempos!
Ellas,
que conocen la eterna carga
del arquitrabe
sedimentada sobre sus nucas,
nunca sabrán del cálido peso de tu cuerpo.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Libertad y cariátides", Guillermo Muñoz Vera

Safe Creative #1205261703724