viernes, 29 de enero de 2010

PRISIÓN...

Prisión que me encadena
y entre los altos muros
dormito sumida en penas
y silencio de sus ángulos,
cual hiedra que me envenena.

Prisión oscura y silente,
daga afilada e hiriente
que sin tregua, con premura,
mi corazón acomete
sin esbozo de ternura.

Prisión que lleva tu nombre,
carcelero inmisericorde
de gélida estirpe de lobo,
o del humano más réprobo
que me sojuzga y cautiva.
Guardada tras mil cerrojos,
yace mi alma vencida,
que mendiga, como un pobre,
tu presencia tan querida.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Biblis”, 1884, William Adolphe Bouguereau.
Safe Creative #1001295407894