domingo, 26 de noviembre de 2017

ANAÏS NIN


Un iceberg
—de mayor envergadura
que aquel que envió al Titanic
a las fosas submarinas—
navegó a la deriva por tu seno
expuesto al raso.

La miel de los once años
y aprender a vivir sin él,
y alcanzar los magisterios
de la tinta y de la carne.

La Habana,
París,
Nueva York,
California…

Anaïs y  Hugh,
Anaïs y Henry,
Henry y June,
June y Anaïs,
Anaïs y Padre,
Anaïs y Rupert…

Dueña de tu vida
y de tus letras —sin par Electra—,
tu orfandad de amor
solo tuvo una cerradura.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Fotografía: retrato de Anaïs Nin


Copyright: U9oEWCnnb7bYxR7y


Copyrighted.com Registered & Protected 
ZS2H-TACX-LCZQ-GJMF