miércoles, 8 de noviembre de 2017

LLEGAS


Llegas
con tu velo de noche enmohecida,
con tu daga afilada con embustes,
a cobrarte una venganza
que a mí me pertenece.

Llegas
con la mirada despojada de brillo,
con la mortaja muda de tu miseria,
a quemar la cosecha 
que sembraron mis manos.

Tras los barrotes de tu frío semblante
crecen matorrales y sombras,
las mismas tinieblas
que me cercaron entonces.

Pero ya nada es igual,
mis pies recorrieron los páramos
envueltos en sangre
—huyendo furtivos
de su bautismo de brasas—
y alcanzaron la escarcha que suturó
sus heridas.

Ya nada es igual,
puedo desarmarte
y condenarte al destierro
de las calles solitarias
y de las canciones monocordes
de sílabas roídas

y, finalmente, dejarte sin aire
y apagarte
y esparcir tus cenizas.


(Mayte Llera, Dalianegra)


Pintura de Manuel Núñez 


Copyrighted: clq4c0nBJ0QXROJS


Copyrighted.com Registered & Protected 
LJ2H-RU4N-I5GN-ISBR