domingo, 5 de septiembre de 2010

EL MONZÓN.

El sol se tinta de lila
sobre un cielo azafranado,
ya se avecinan, con ira,
las tormentas del monzón.

Bullen las gotas, lascivas,
sobre los charcos de fango,
en tenaz concupiscencia
con vientos a la sazón.

El clima, soliviantado,
grandes trombas de agua impele,
que libarán esos campos
y parirán mantos verdes.

Por el aire, navegando,
viaja el aroma del té
que su madre, la camelia,
ha dejado por doquier.

Llegan también las fragancias
de canela, cardamomo
y pimienta de Kerala,
en toda su exuberancia.

El monzón monta en el lomo
de un elefante de jade
y volando, como un ave,
surca el Golfo de Bengala.

Mayte Dalianegra.

Pintura:  “Taj Mahal”, Laura Climent.

Safe Creative #1009057241595