jueves, 5 de enero de 2012

UN BURKA

Un burka es una sombra,
el trasunto textil
de un ser humano
avergonzado —por la fuerza—
de su feminidad.
Tras esa urdimbre y esa trama
—que desafían las coordenadas cartesianas—,
se bosqueja la medianoche del khol,
escudriñando la vastedad de la vida,
como si del mismo cosmos
—oscuro e insondable— se tratase,
y todas las estrellas
—por unanimidad— se hubiesen estrellado.

Un burka es la tapia
de un jardín secreto
que jamás desvela sus aromas.
Vedados los impetuosos claveles,
vedados los edulcorados jazmines,
no hay efluvio sustancioso
—en ese vergel
cautivo—
que evoque más que a la nada.

Un burka son los oídos
cuando se escuchan
ausencias,
y lo que se oye
se sume en amnesia voluntaria;
y son también
unos labios apresados entre el barrote
del hilo
—pétalos de sal y hielo—,
que van perdiendo los nombres,
las voces, los alfabetos, los alientos
sostenidos entre nubes de suspiros,
por no poder pronunciar la palabra.

Mayte Dalianegra

Ilustración de Jean Michel Benier para su libro "Les chants de Moheera", 2005

Safe Creative #1201050855780