jueves, 24 de marzo de 2011

VERDE...

Verde como las plumas de un quetzal de Guatemala,
como el jade que fertiliza de esperma pétreo
las pirámides de los mayas antiguos,
como el fulgor cegador de las esmeraldas del Serrallo
o la oriflama que ondea con la enseña del Islam.

Verde como un valle de mi Asturias,
malaquita lustrosa que escala las cordilleras
y declina en los arroyos.

Verde de mar y océano,
de absenta que las gargantas cauteriza,
verde de botella y  de manzana, de árbol y arbusto,
de trópicos  y de Amazonía,
de praderas infinitas donde pastaron los siglos,
verde como la baranda que Lorca un día cantase,
verde cual esperanza teñida de tinta glauca.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Fiore di vita", ("Flor de vida"), 1902, Giovanni Battista Carpanetto, (1863–1928). Colección privada, Galería Sant' Agostino, Turín.

Safe Creative #1103118685028