viernes, 17 de enero de 2014

PALOMO ESQUIVO

A tu arrullo acudo,
palomo, palomo esquivo,
a tu galanteo, que se alza
en vuelo en cuanto aparezco, negando a la tierra
el fértil sustento, sumiendo los suelos
en tentáculos áridos de crueles desiertos.

A tu arrullo acudo,
aun cuando mis alas se hallen
recortadas,
aun cuando mis fuerzas conozcan derrota.

Ay, palomo esquivo,
nunca supe de otro de tan regio vuelo,
nunca supe de otro volando
tan lejos.

Mayte Dalianegra

Pintura: “El regreso de la paloma del Arca” (1851), John Everett Millais
Safe Creative #1202281214599